Lo que NO hace Al-Anon

No es una organización religiosa, ni asesora.

No expresa opiniones sobre asuntos externos, ni apoya a empresas ajenas.

No da consejos específicos a sus miembros, solamente sugerencias sobre lo que les ha servido en sus propias dificultades.

No se inmiscuye en las creencias religiosas (o falta de ellas) de sus miembros.

No proporciona ayuda económica, ni es un centro social o de caridad.

No es un centro de tratamiento, ni está afiliado con otra organización que ofrezca dichos servicios.

No cobra cuotas ni honorarios a sus miembros.

No tolera murmuraciones; se concentra en los principios, más bien que en las personas.

No pone en peligro el Anonimato del Alcohólico ni el de sus miembros.

No acepta dinero por sus servicios, ni cualquier otro tipo de contribución proveniente de fuentes ajenas a las de Al-Anon.